miércoles, 19 de enero de 2011

BIENVENIDO/A

Resulta difícil explicar mi pasión por Madrid.

Digo que resulta difícil explicarlo porque soy andaluz, vivo en Barcelona y habré ido a Madrid unas 6 veces hasta hoy (19 de enero de 2011).
Quizá por eso me gusta, porque no vivo en ella y la veo con ojos de amante del arte y de la arquitectura...no de ciudadano cansado de polución y ruido.

La visité por primera vez durante el Orgullo Gay de 2005, solamente estuve un día, y desde entonces Madrid me llama.
Me gusta su gente (no el que va de chulo engreído sino su gente en general), porque son como nosotros los andaluces: sociables, hablan con cualquiera, aman salir a la calle a tomar unas cañas con los amigos y se puede conversar de cualquier tema, hasta de nacionalismos, que si tienen que ser comprensivos lo son (y duros de mollera también).

Me gusta la grandeza de sus edificios...desde palacios y ministerios a museos, rascacielos o centros comerciales.
Me gusta el aire a Broadway que tiene la Gran Vía, repleta de teatros que ofrecen musicales.

Me gusta el viejo Madrid, con sus tejadillos de pizarra, sus cúpulas, sus cuidadas fachadas (incluso en Lavapiés, que es el arrabal de la inmigración).
Me gusta callejear por los barrios históricos, llenarme de inspiración en sus parques, tener siempre visitas pendientes.

Madrid es mucho Madrid, reza una frase completamente acertada. Menos playa, tiene de todo. Pero es que mi Barcelona tiene playa y los barceloneses no la disfrutan, se van fuera, así que la 'okupan' los turistas de low-cost. Por tanto no se echa de menos tanto cuando vas a Madrid.
Muchos nacionalistas deberían viajar unas cuantas veces a Madrid para comprobar que allí nadie es diferente, nadie te pregunta de donde eres, a nadie le interesan tus ideas, y que la imagen ultrarradical que te transmiten los informativos nacionalistas sobre los madrileños es muy lejana a la realidad.

Los madrileños también son de izquierdas, y tolerantes, y hay madrileños de todos los rincones del país...nunca sabrás si estás hablando con un madrileño castizo o con un emigrante de otra zona de España. Madrileños son todos.

Madrid es irte de tapas que te ponen 'gratis' con la caña (bueno, la caña sube a 1'80, pero en Barcelona te cuesta igual sin premio).
Madrid son porras con chocolate, soldaditos de pavía, tortillas jugosas, conversación improvisada en la barra de un bar.
Madrid son dulces pecados, pasión por las compras, infinita variedad de cocinas mundiales.
Madrid es pasión, es muy fácil ligar (aunque sea para sexo fácil), es muy fácil coleguear. El madrileño gusta de hablar de lo que sea y con quien sea.

Todo esto se basa en mi experiencia de las 6 veces que he estado. Obviamente, como pasa con todo, tu tendrás otra experiencia u otra visión de los madrileños. Pero...las cosas hay que conocerlas para poder opinar.
Madrid me encanta...y cada cierto tiempo yo y otras amigas que tengo en mi Huelva natal, sentimos la necesidad de visitarla.
Aunque sólo sea por la cantidad de grandes exposiciones gratuitas, por los parques centenarios, por la vida que bulle en Fuencarral o Gran Vía, por los edificios modernistas, por miles de cosas...Madrid me tira.

En este blog (ya tengo uno sobre Barcelona, la ciudad donde vivo) voy a tratar de trasladar mis experiencias, los sitios que me gustan, aquellos donde como bien, las visitas que recomiendo, y las noticias que me interesan sobre la ciudad.
Estás invitad@ a visitarlo y comentarlo.
Es mi visión particular sobre Madrid.
Estás en tu casa.